Buenos resultados; expectativas reales

La efectividad de los tratamientos estéticos depende mucho de usted

Miriam Orellana

Obtener un cuerpo “nuevo” como el de las modelos que aparecen en la televisión es una tarea titánica y casi imposible de lograr si no se es realista y se toman en cuenta cosas como la contextura, cuidados posteriores al tratamiento y el estilo de vida que cada uno lleva diariamente.

Entonces, la idea de la terapia “mágica” es en ocasiones la premisa con la cual variados centros de estética consiguen a su clientela y tras ello, el desencanto por no hacer palpables aquellos resultados desanima a muchas personas quienes dejan de intentarlo y se refugian en opciones aún menos saludables.

En ese sentido, en Estética & Cosmetología Miriam Orellana trabajamos arduamente no sólo en la entrega de un servicio de altísima calidad, sino que además, tomamos muy en serio el tema de la efectividad de los tratamientos, partiendo siempre por la honestidad y el apoyo a nuestros clientes, quienes finalmente tienen gran responsabilidad en todo el proceso.

Así lo comenta la dueña de nuestro centro, la cosmetóloga y esteticista Miriam Orellana, quien agrega que la idea de pensar que basta con un tratamiento de estética para quedar con un cuerpo “perfecto” es actualmente una realidad y por lo tanto, es necesario mencionar que a pesar de que muchos de ellos traen consigo efectos asombrosos, hay que tener en cuenta importantes factores.

Frente a esto, la profesional afirma que hay una cantidad no despreciable de personas que “a veces buscan resultados difíciles de alcanzar” y por esa razón “ponen más expectativas que simplemente bajar una o dos tallas”, consiguiendo con esto desilusionarse frente a las – para ellos – pobres consecuencias.

De esta manera, Miriam insiste en que es de mucha importancia sumar a las terapias de estética algunas “conductas de apoyo”, que harán de éste un proceso aún más beneficioso. Por eso dice que “si se desea por ejemplo la disminución de centímetros, la persona debe apoyarse en una alimentación y actividad física adecuada”, acciones que aunque positivas, aún suelen ser rechazadas por algunos quienes siguen creyendo que sólo el tratamiento es el que traerá los buenos resultados.

En este contexto, manifiesta que estos cuidados mínimos que se deben poner en práctica son tan fáciles de concretar como una caminata de diez minutos, estos “muy ayudadores en la mantención”, indica. Además, dice que “como centro, recomendamos sesiones del tipo de tratamiento que se ha realizado a razón de una sesión por semana, cada 15 días; incluso algunos una vez por mes”, sentencia. Con esto, insistimos como centro en que cada persona es diferente a la otra y por lo tanto, todo tipo de tratamiento debe adecuarse al cuerpo y requerimientos de cada organismo. Eso y el valioso aporte que cada uno ponga en pro de su recuperación, permitirán que los resultados puedan ser concretos y satisfactoriamente aprovechados.